Inicio  Contáctos  English

 

Agua

Además de los problemas de contaminación del aire y de la tierra, la contaminación del agua es un tema de creciente preocupación para los ambientalistas y los funcionarios de salud pública. El explosivo crecimiento del comercio y de la industria en las regiones fronterizas ha creado una populación urbana mucho más grande de que los servicios públicos y la infraestructura pueden acoger. Los 3138 kilómetros de la frontera son en gran parte desmarcados por ríos que drenan en el Océano Pacifico y el Golfo de México. Desafortunadamente, como resultado de la urbanización de la frontera entre muchos otros factores, estos ríos se han atascado con contaminación. La limpieza de la contaminación del agua es el objetivo principal del Programa Frontera 2012 de la Agencia de Protección Ambiental EE.UU. (EPA).

El Arroyo de Tecate en Baja California, sede de la fábrica de cerveza Tecate, fue el primer objetivo de limpieza del programa Frontera 2012 del EPA. Como parte de la limpieza, el grupo binacional saco más de ochenta carros abandonadas del arroyo. El Rio Nuevo, como el Arroyo de Tecate, fluye a través de California y Baja California y es considerado el rio más contaminado en América del Norte. La contaminación del océano es el resultado final de la contaminación de los ríos. Esto destruye una enorme fuente de alimentos y de trabajo para ambos países mientras dañan un recurso global. Contaminación del Río Grande y del Río Mississippi han creado una “zona muerte” costal en el Golfo de México. Es un área donde los niveles de nitrógeno son demasiados altos para que exista vida. Muchas comunidades fronterizas tanto rurales y urbanas están forzadas directamente o indirectamente a depender de ríos y fuentes de aguas contaminadas para agua potable. Eso causa una variedad de enfermedades desagradables y algunas veces mortales como el cólera, la fiebre tifoidea y la disentería.

Tratar a la contaminación del agua es primordial para el desarrollo económico y social en las regiones fronterizas. Una sociedad urbana funcional y progresiva en las regiones fronterizas procura las necesidades básicas como agua potable. Con el intercambio de tecnología, la aplicación de normas idénticas de eliminación de residuos y tecnologías más eficientes y menos contaminantes comerciales, una alianza entre EE.UU.-México tiene la capacidad de limpiar los ríos y las aguas de la cual los ciudadanos de ambos países dependen.